Transformación Digital de la Construcción: Más Allá del BIM

Dec 15 / Felix Enzo Garofalo
No cabe duda de que el COVID-19 ha acelerado el ritmo de la digitalización en el sector de la construcción y las infraestructuras.

La industria está ahora al borde de la cuarta revolución industrial: la digitalización está teniendo un profundo impacto en el trabajo en sí mismo, en la forma en que la industria colabora como conjunto y está afectando drásticamente las capacidades de los diseñadores y constructores para avanzar en la innovación y crear mejores lugares y espacios para las generaciones futuras. El modelado de información de construcción (BIM) y el uso paralelo de un entorno de datos común (CDE) forman la base de esta transformación.

Pero antes de profundizar en el punto, empecemos por entender a qué nos referimos por transformación digital.

La frase “transformación digital” se puede definir como la integración de tecnología digital en todas las áreas de una empresa, cambiando fundamentalmente la forma en que opera y brinda valor a sus clientes.

La transformación digital puede implicar la reelaboración de los productos, procesos y estrategias dentro de la organización mediante el aprovechamiento de la tecnología digital.

Habiendo dicho esto, queda claro que lo que se propone no es un proyecto de implementación. Es un cambio paulatino y constante de la forma en que hacemos las cosas. Esto no ocurre de la noche a la mañana. Y en muchas ocasiones dicha transformación puede estar limitada por bloqueos tecnológicos y culturales.

Una Evolución en el Tiempo

La transformación digital en construcción ha seguido una serie de pasos en la historia contemporánea. El primer paso fue la digitalización: la transición del dibujo en papel y los procesos analógicos a las herramientas digitales y el diseño asistido por computador.

Luego llegó el BIM (siglas de Building Information Modeling) hace unos 19 años y sentó los cimientos de una segunda evolución digital e hizo las veces de su catalizador. Al reunir todos los datos en una plataforma integrada, BIM comprende todo el ciclo de un proyecto de construcción, desde el diseño hasta la construcción y operación, ofreciendo a los diferentes equipos mayor certidumbre a la hora de completar los proyectos.

Sin embargo, en la última década, los proyectos de gran envergadura han necesitado una mayor colaboración entre empresas y partes involucradas, que suelen estar repartidas por distintos husos horarios; esta nueva manera de trabajar, a su vez, ha requerido unas conexiones más fluidas y un acceso más rápido a información e ideas en tiempo real. Todo ello ha dado pie a la siguiente gran transformación: BIM en la nube.

Y si miramos hacia el futuro podemos ver como tecnologías emergentes están cambiando totalmente las reglas del juego. Usando inteligencia artificial, machine learning, deep learning y diseño generativo se pueden optimizar los procesos en base a datos de grandes volúmenes, Big Data. Estamos en presencia del inicio de una cuarta transformación. En esta veremos emerger como uno de los agentes principales a los gemelos digitales.

Cuando los gemelos digitales se conviertan en entregables esperados para los propietarios, los costos de mantenimiento disminuirán y los propietarios estarán mejor preparados para cumplir con los objetivos de sostenibilidad. Los gemelos digitales también permitirán a los diseñadores e ingenieros realizar más simulaciones, lo que puede tener un gran impacto en la sostenibilidad. Por ejemplo, COVID-19 ha hecho que el modelado del flujo de tráfico sea una prioridad especialmente urgente debido a la necesidad de distanciamiento social.

El estado de la Transformación Digital en Construcción

Hablar de la evolución que ha tenido la industria con el pasar del tiempo es sin duda emociónate. Pero ¿es realmente la Transformación Digital un tema importante para las compañías de diseño y construcción a nivel mundial? En un estudio realizado por IDC y patrocinado por Autodesk en marzo del 2020 titulado “Transformación Digital: El Futuro de la Construcción Conectada” encontramos la respuesta.

Según este informe el “72% de las compañías de construcción a nivel mundial dicen que la Transformación Digital es una prioridad clave en su estrategia, que resulta vital para impulsar los cambios que necesitan en sus procesos, sus modelos de negocio y/o ecosistemas”.

Por medio de la Transformación digital las compañías de construcción pueden asegurar su excelencia operacional y mejorar la fidelización de clientes al manejar de forma más efectivas los riesgos, completar proyectos a tiempo y en presupuesto, mejorar la seguridad de la fuerza de trabajo y, sobre todo, dar soporte a una infraestructura de crecimiento a lo largo de las economías globales.

A pesar de todas estas ventajas y de que la mayor parte de las empresas están de acuerdo es que es vital transformarse digitalmente, resulta impactante ver que el 58% de las empresas de construcción se encuentran solo en las epatas 1 o 2 de un total de 5 para una adecuada implementación. Es decir, casi un 60% esta apenas iniciando el camino. Y de estas solo un 13% está teniendo éxito en el proceso.

Queda claro que muchas empresas de construcción están luchando para desbloquear el completo potencial de la transformación digital. Para convertirse en verdaderas empresas nativas digitales, dichas compañías deben identificar los retos y establecer un acercamiento adecuado para liberar los bloqueos.

Sin duda los sectores de la arquitectura, ingeniería y construcción han dado pasos de gigante desde los tiempos del transportador, el compás y la regla T. Pero aún queda mucho más por hacer. La digitalización y la transformación digital seguirán ayudando a la industria en el campo de la automatización y brindará conocimientos con los que se podrá construir mejor —y más rápido—, además de satisfacer en mayor medida los deseos de los propietarios y usuarios, para quienes trabajan.

Created with